• Pregunta: ¿Si una persona difiere de la orientación (LGTBI+) o sentimiento sexual ( trans ) que está establecido como normal,eso podría ser causa de alguna influencia externa o simplemente es producido ,o se notifica en el embarazo?

    Preguntado por 228crbn46 a Victor, Teresa, Nieves, Lucia, José Manuel, Carlos el 9 Nov 2018.
    • Foto: Carlos Andrés Sánchez León

      Carlos Andrés Sánchez León contestada el 9 Nov 2018:


      Hasta donde yo se, las dos cosas tienen un carácter genético muy fuerte, las personas trans saben desde muy pequeñas si se sienten como una chica o como un chico. También los niveles de hormonas sexuales durante el embarazo (testosterona y estrógenos) influyen en el desarrollo de la orientación sexual. Pero aunque la genética pueda tener mucha influencia, es posible que también haya causas ambientales (influencias externas) que puedan cambiarlo.
      De cualquier manera, sea cuales sean las causas, debemos respetar y valorar a cualquier persona por el hecho de ser una persona, independientemente de quién le guste o cómo se sienta consigo mismo.
      PD: Dejo un artículo que leí hace poco sobre el tema y me pareció súper interesante: https://www.jotdown.es/2018/09/biologia-y-orientacion-sexual-es-lo-mismo-para-mujeres-y-hombres/

    • Foto: Victor Buendía Ruiz-Azuaga

      Victor Buendía Ruiz-Azuaga contestada el 9 Nov 2018:


      Pues no soy especialista en este tipo de temas, pero hasta donde yo sé el componente biológico es importante. De todas formas, me parece que no está demostrado que la orientación sexual esté determinada por la biología, sino que factores ambientales e incluso sociales también pueden influir. (Pero como digo, es algo en lo que hay controversia y se está estudiando aún).

      Como dice Carlos, lo más importante es tratar de concienciar a la sociedad de no importa en absoluto la orientación sexual que uno tenga o cómo se identifique la persona. Creo que en los últimos años se ha conseguido que se visibilice el problema, pero queda mucho trabajo por hacer y es una causa que todo el mundo debería apoyar 🙂

    • Foto: José Manuel González Cava

      José Manuel González Cava contestada el 10 Nov 2018:


      Yo tampoco soy experto en este tema. Por lo que he podido escuchar y leer en algunas noticias, tal y como dicen mis compañeros, tanto la orientación como el sentimiento sexual parece no responder únicamente a un factor desencadenante, sino a una combinación de factores. Hay diversas teorías como el componente biológico o social (especialmente en los primeros años de crecimiento). Sin embargo, y como otras muchas cosas en el ser humano, hay todo un mundo por descubrir en este área.
      Apoyo lo que dicen mis compañeros,. Cualquiera que sea la causa desencadenante, lo importante es dejar de tener esta concepción de “problema” o “enfermedad” (algo que se afirmaba en un pasado no muy lejano) y ofrecer la visibilidad y apoyo necesario por la sociedad.

    • Foto: Lucia Fernández Cardo

      Lucia Fernández Cardo contestada el 11 Nov 2018:


      Tu pregunta es muy interesante en el contexto científico. Como muy bien dices, la heterosexualidad es lo que nosotros hemos establecido como normal, pero ello no implica que el resto de opciones sean anormales, simplemente son otras preferencias eigual de validas. Es algo que no se puede predecir porque la manera de hacerlo sería muy invasiba para el feto y la madre, y no sería ético predecirlo en mi opinion. Te iba a contestar exactamente lo que Carlos te ha dicho, que hay estudios por un lado que demuestran que puede haber una base genética (aunque hay que ser super cuidadosos usando esa conclusion) y que definitivamente se sabe que los niveles de hormonas sexuales que hay durante el embarazo afectan al desarrollo del cerebro del feto y se cree que podrían estar modelando estas preferencias. Así mismo, hay seguramente un montón de factores tanto internos como externos que no conocemos y que estén interviniendo también. Factores sociales, culturales, experiencias vividas, todo moldea nuestras preferencias y lo que tenemos claro que nos gusta a día de hoy, quizas dento de 20 an~os cambia.

    • Foto: Teresa Esteban Peñalba

      Teresa Esteban Peñalba contestada el 11 Nov 2018:


      Estoy 100% de acuerdo con lo que han dicho mis compañeros: a pesar de no estar del todo claro, parece que hay un componente biológico muy importante tanto en la orientación sexual como en la identidad de género. Cuando un feto se está desarrollando, los diferentes órganos se van formando en tiempos diferentes. Por ello, es posible que cuando se estén formando los órganos sexuales, el feto reciba más cantidad de la hormona sexual femenina o masculina, y que cuando se esté formando el cerebro, reciba más cantidad de la contraria. Aunque el componente biológico parece muy importante, probablemente también hay otros factores. Hay que tener en cuenta que la identidad y la orientación se construyen: un niño pequeño no va a saber si le gustan las chicas, los chicos, ambos o ninguno hasta que no empiece a sentir atracción; de la misma forma, una niña pequeña no va a tener su identidad de género formada hasta los 3-4 años. Por eso, aunque lo que pasa durante el embarazo es muy importante, no es hasta que el niño está preparado cuando se conoce su orientación o su identidad de género.
      Como decían mis compañeros, lo primero que tenemos que hacer es respetar, y lo segundo apoyarles. Todos somos diferentes unos de otros a nivel biológico, social, cultural… Vivimos en un mundo diverso y es importante que todos podamos sentirnos parte de él.

    • Foto: Nieves Pavón Pulido

      Nieves Pavón Pulido contestada el 12 Nov 2018:


      Pues a día de hoy no se ha demostrado nada. La pregunta es qué significa sentirse hombre o mujer. ¿Un niño sabe qué siente sólo por el hecho cultural de cómo se viste la gente? Porque si fuera por eso, yo tendría, hace tiempo, que haberme convertido en hombre (me va más esa estética). Quiero decir, que mucha gente justifica querer ser hombre o mujer porque les gusta más una u otra estética. Es muy típica la frase “yo sabía que quería ser mujer porque desde pequeñ@ me ponía los zapatos de tacón de mi madre y me pintaba las uñas y me vestía de princesa”.
      En mi caso, cuando realmente he visto el potencial de ser mujer y que estamos diseñadas así por un motivo, fue cuando parí a mi hijo y en la etapa pre y posparto. Como las hormonas y el cuerpo se adapta (incluso el cerebro) para la reproducción y eso ningún hombre puede hacerlo, está en nuestros cromosomas y nada ni nadie puede cambiarlo o emularlo.
      Ahora bien, otra cosa es la parte psicológica y emocional. Cada cual tiene derecho a ser como quiera y a tener las mismas oportunidades sin que influyan sus sentimientos, su orientación o sus decisiones. Lo importante es respetar y ser respetados.

Comentarios