• Pregunta: ¿como nuestro cerebro (cuando somos pequeños) empieza a relacionar que cada cosa es esa cosas (por ejemplo que una mesa es una mesa)?

    Preguntado por 894crbn46 a Carlos, Lucia, Nieves, Teresa, Victor on 14 Nov 2018.
    • Foto: Nieves Pavón Pulido

      Nieves Pavón Pulido contestada el 14 Nov 2018:


      En realidad es difícil de explicar y, de hecho, no sé si es algo que realmente se haya investigado y se pueda demostrar científicamente. No soy experta en el tema. Sin embargo, yo siempre me he preguntado si todo lo que realmente conocemos es producto de nuestro cerebro, cómo sabemos en todo momento que es real? O al menos, cómo sé yo que el color rojo que ve otra persona produce la misma sensación de color en mí, si no puedo estar dentro de esa persona para comprobar lo que percibe?

    • Foto: Carlos Andrés Sánchez León

      Carlos Andrés Sánchez León contestada el 14 Nov 2018:


      Muy muy interesante. Lo que vamos descubriendo al investigar el cerebro es que todo todo todo todo, ¿he dicho todo? pues TODO lo que hace el cerebro es relacionar una cosa con otra. Qué significa esto, que el concepto MESA en sí no existe, que no hay un cajón dentro del cerebro que tenga la información de MESA, sino que todo son relaciones de unas cosas con otras. Por ejemplo, el sistema visual va relacionando unas líneas con otras, cuando las líneas forman una forma cúbica y tienen una parte plana arriba y 4 patas, relacionamos esta información con la palabra MESA. También relacionamos MESA con comida, con poner cosas encima de ella, con los materiales que suelen usarse para hacer una mesa… toda esa información en su conjunto, que no son ni más ni menos que todas las experiencias que hemos tenido a lo largo de la vida, van a conformar el concepto de MESA en nuestro cerebro, pero entonces cada persona que ha tenido su experiencia personal y sus propias relaciones con la palabra MESA va a tener un concepto diferente al nuestro, más parecido mientras nos hayamos educado en un ambiente parecido, y más diferente mientras más diferentes sean nuestras culturas.
      Además, esto implica que el concepto MESA no se forma de pequeño y ahí se queda, sino que estamos continuamente actualizándolo y cambiándole ligeramente el significado que tiene esa cosa. Sabemos esto porque cuando hay daños en algunas zonas concretas del cerebro, se pierde por ejemplo la capacidad de asociar una cara determinada con una persona, de manera que si ahora ves a un amigo que conoces, sólo viéndole la cara no vas a ser capaz de saber quien es, has olvidado a esa persona. Pero si lo escuchas sí lo sabrás, o si lo hueles incluso, y además eres capaz de ver su cara, describir como son sus ojos, su nariz, su boca… pero está dañada la zona donde estaba la relación “cara-persona” y por eso no eres capaz de asociarla con la vista de su rostro, pero sí podrás hacerlo usando otras asociaciones, porque el concepto de ESA PERSONA es la relación que tiene con el resto de información en tu cerebro.
      Espero no haberte mareado mucho con la respuesta XD.

    • Foto: Victor Buendía Ruiz-Azuaga

      Victor Buendía Ruiz-Azuaga contestada el 14 Nov 2018:


      ¡Esta es una pregunta muy interesante! 😀 Te respondo, pero aviso que será largo porque es un tema un poco complicado.

      El cerebro tiene muchas neuronas conectadas entre sí. Las neuronas se conectan unas a otras a traves de sinapsis. Te lo puedes imaginar como un montón de puntitos (neuronas) unidos por flechas (sinapsis).

      La gracia es que nuestro cerebro tiene algunas cosas básicas de fábrica, pero no lo tiene todo. Es como un ordenador nuevo: viene con Windows instalado, pero no tiene programas. Sin embargo, le podemos instalar cosas: las sinapsis tienen cierta flexibilidad. Las neuronas tienen mecanismos químicos para reforzar o debilitar las sinapsis, según si se usan mucho o poco. Si una sinapsis se usa mucho, se refuerza, y si se usa poco, se quita. De hecho, nacemos con sinapsis de más: cuando somos pequeños, tenemos muchísimas, y el cerebro las va quitando poco a poco. Esto dura hasta los 18-20 años, según tengo entendido, y se llama poda sináptica.

      A pesar de que pueda parecer malo, ¡no lo es! Es la forma en la que el cerebro puede almacenar la información. Cuando estamos aprendiendo algo de niños, la cosa funciona así: el estímulo entra y activa una cascada de actividad en el cerebro. Cada estímulo es distinto, y activa unas neuronas (y unas sinapsis) distintas. Además, el estímulo te hace tomar decisiones, y esas decisiones tienen consecuencias.

      Por ejemplo: cuando te duchas, el agua está fría (estímulo) entonces giras la manivela (respuesta) y el agua empieza a ser más caliente (estímulo consecuencia).

      Esto hace que al final el cerebro aprenda lo siguiente: justo después de usar las sinapsis de ¡agua fría!, si el procesamiento de información lleva a las sinapsis de “mueve la manivela” después se utilizan las sinapsis de “esto está mucho mejor” 🙂 Con lo cual, lo que tengo que hacer es reforzar las sinapsis de esa respuesta, para poder hacerla mejor y más rápido.

      Al final, el resultado es que algunas sinapsis se debilitan, y otras se refuerzan, y el cerebro queda con una estructura de conexiones muy, muy peculiar, que le permite almacenar información. Y no solo almacenarla, sino también tomar decisiones sobre ella.

      Por supuesto, la realidad es mucho más complicada; no es que haya un trozo de cerebro para cada tarea, sino que todo el cerebro lo hace todo a la vez. Las sinapsis se van configurando poco a poco, y eso nos permite aprender cosas nuevas durante toda la vida 🙂

    • Foto: Teresa Esteban Peñalba

      Teresa Esteban Peñalba contestada el 14 Nov 2018:


      Jo, es una pregunta muy muy interesante. Carlos y Victor ya te han explicado que pasa más o menos en el cerebro. Yo quiero añadir que el lenguaje es muy útil en este proceso. No sé si habrás oido hablar de Hellen Keller: era una mujer que de bebe se quedó sorda y ciega. No sabía hablar, no sabía relacionarse con su familia, no entendía qué tenía que hacer o qué iba a pasar a continuación hasta que le dieron la herramienta del lenguaje. Hay una peli muy bonita, aunque es en blanco y negro, que cuenta su historia. Se llama El Milagro de Ana Sullivan. Ana fue la institutriz que le enseñó inglés.

Comentarios